jueves, 7 de julio de 2011

Ascensión a Peñacorada desde Fuentes de Peñacorada.

Distancia: 14 km.
Desnivel acumulado: 810 m.
Duración: 5 horas y 30 minutos (incluida una hora de descanso).
Dificultad: Baja. En invierno se podría considerar como media.
Mejor época del año para realizarla: Primavera-verano-otoño. En invierno es imprescindible realizarla con el correspondiente material, (crampones, raquetas, ropa de abrigo..), ya que aunque no es muy difícil sí que se puede complicar el tema en determinadas zonas.

Actividad realizada el pasado otoño y que no había podido subirla hasta ahora... se trata de una ruta fácil, y por lo que recuerdo me quedé con la sensación de que poder realizar esta actividad en primavera debe de ser lo más, ya que pasar por el maravilloso robledal en primer lugar, y en segundo el impresionante hayedo que pasamos, cuando las hojas están saliendo de las ramas de los mismos, debe de ser un espectáculo maravilloso...

Pero sin más dilaciones vamos a pasar a explicar un poco la misma... Como bien enuncié en el título de la entrada la actividad la comenzamos desde la localidad de Fuentes de Peñacorada, bonita localidad leonesa situada a 1.100 metros de altitud y que para acceder a la misma tendremos que llegar en primer lugar a Cistierna (si se viene por la N-621) y pasando la misma, a unos escasos 2 km, dirección Riaño, tendremos un desvío a mano derecha que nos permitirá acceder a este bonito pueblo...
Para comenzar la actividad comenzaremos a caminar a través de un camino que desciende suavemente a la entrada del pueblo y que nos llevará por el valle de Fuentes hasta el Arroyo de Fuentes...


Fuentes de Peñacorada.

Y una vez alcanzado dicho arroyo continuaremos por la ancha pista que nos hace subir suavemente a través el hermoso robledal, que en esta época comenzaba ya a mudar su color...




Esta pista enlaza con otra todavía un poco más ancha que nos llevaría a la localidad de La Mata de Monteagudo, y que nosotros tomaremos hacia nuestra izquierda para dirigirnos hasta en primer lugar, una de las casetas de los Agentes Forestales, y nada más pasar la misma, en una curvona, donde hay una bañera que hace funciones de abrevadero, cogeremos un pequeño senderito que nos permitirá alcanzar en una escasa media hora, el cordal del macizo de Peñacorada...


Pico Moro, Rionda y a la derecha el Pico Cerroso.

A medida que íbamos ganando altura cambiamos el roble por la haya, y el paisaje que iba dejando el otoño pasado con el cambio de color en las hojas era simplemente espectacular...


Hayedo otoñal...


El toro en pleno esfuerzo hacia la cima del cordal...

A mayor altura mejores vistas...


Fuentes de Peñacorada empequeñecida por su entorno.


Al fondo el Espigüete...

Al llegar a la cresta nos tomamos un merecido descanso...



Para seguir disfrutando de las vistas...


Peñas Pintas, Pico Loto y Yordas...

Una vez descansados continuamos nuestro cresteo en dirección este hacia el Peñacorada... no tiene pérdida, vamos....


Cordal a recorrer y al fondo Peñacorada.

En primavera estos pastos deben de ser apetitosos para el ganado...



El camino restante se hace a través de pequeños caminos perfectamente marcados y hitados, por lo cual nuestro discurrir se hace de lo más llevadero y con las vistas que estamos teniendo no podemos hacer otra cosa que disfrutar como enanos...


Otoñal estampa del valle...

Nuestro objetivo cada vez más cercano...



Y por fin la cumbre...


Peñacorada, 1835 metros.

Y como no... hay que demostrar que se ha llegado a la cumbre... foto de rigor...


Un servidor y Edu en la cumbre de Peñacorada.

Desde aquí arriba las vistas impresionan...

Al Noroeste destacan el Pico Moro, Rionda y el Cerroso... al fondo el cordal de los Mampodres.



Al Norte podemos observar el Yordas a la izquierda y en el centro el Macizo Central de los Picos de Europa...



Al Este podemos observar el Macizo de Fuentes Carrionas destacando especialmente el Espigüete...



Y hacia el Sur la meseta castellana...



Después de degustar el bocata de turno, que tan bien sabe cuando alcanzas alguna cumbre, de descansar por el esfuerzo realizado, de realizar un sin número de fotos y admirar el paisaje nos disponemos a volver a Fuentes de Peñacorada... pero en vez de volver por lo fácil, que sería por el mismo camino por el que fuimos, nos disponemos a volver por la cara Norte, hasta alcanzar la Collada de Campurrial...


Descendiendo por la cara Norte hacia la Collada Campurrial.


Nos dirigimos hacia la cresta del Canto de las Vallejas...

Una vez alcanzada la Collada nos dirigiremos hacia la curva que se ve a la derecha, de la cual saldrá un camino a mano izquierda que será el que deberemos de tomar para dirigirnos a través de una pequeña senda hacia la Cresta de la Valleja...


Al fondo la Cresta de la Valleja.


Cara Norte de Peñacorada... zona por la que descendimos.

El camino hacia Fuentes de Peñacorada discurre a través de un maravilloso hayedo que nos hizo disfrutar de la belleza que tienen estos árboles en otoño... decir que en teoría, la vuelta la hizimos por donde discurría una antigua calzada romana... aunque si he de ser sincero, no nos dimos cuenta de ningún resto que pudiese hacernos sospechar tal motivo...


Hayedo.



¿Restos de la antigua calzada romana?



Cordal ascendido, a la izquierda Peñacorada.



Y sin nada más, tras hora y media de tranquilo y placentero descenso, regresamos otra vez al punto de inicio de nuestra ruta, Fuentes de Peñacorada (1.1oo m).



En definitiva... se trata de una actividad fácil, con unas vistas impresionantes y apta para todos los públicos. Se trata de una de las rutas de montaña más realizadas en la provincia de León, aunque el acceso normal a la misma se suele realizar desde la localidad de Cistierna. Nosotros preferimos realizar esta ruta alternativa, y creo que no nos equivocamos.

Para finalizar no puedo terminar sin dar las gracias a todas las personas que me han apoyado para seguir continuando con el blog. Gracias a los ánimos que me habéis dado entre todos pienso continuar con el mismo con la misma ilusión que tenía hace casi 3 años cuando comencé con este proyecto. Muchas gracias a todos y espero a partir de ahora no defraudaros.

9 comentarios:

Carlos dijo...

Hola José María!!!
Preciosa ruta, fácil pero muy chula. Además las vistas desde allí arriba son la caña.
Ay, ese Espigüete a ver cuándo cae!!!
Estos son los mejores homenajes que puedes seguir dedicándole a tu madre.
Un abrazo muy fuerte!

oteador dijo...

que chulo el otoño!!!!. siento lo de tu madre. ruta lacianiega del cornon en http://fotograto.blogspot.com/2011/07/ruta-del-cornon-de-penarrubia-traves.html
saludos

David.GG dijo...

Hola. Si señor. Una ruta muy guapa, por mi querida montaña leonesa. Me imagino que la hicisteis en otoño. Sino en verano, hace un calor terrible.

Saludos

fosi dijo...

Que bonitas fotos,los bosques en otoño tienen un algo especial.
Un abrazo.

Miguel Bueno dijo...

Una alegría volver a verte entre tu smontañas. Mucho ánimo y a trepar.
Abrazos
Piedra

Sara dijo...

Mi querido paisano! me llena de alegría verte en nuestras hermosas montañas...¡de nuevo!ese es nuestro José Mª, y a ti no hay que decirte que las montañas curan... y a ti te curarán de ese dolor y pérdida que ahora sientes.
Ya sabes que cuando quieras tenemos ese pico de Laciana pendiente...Peñacorada es de mis preferidos, como campeona lo conseguí y las sensaciones fueron extraordinarias, siguen vivas en mi.
Te dejamos nuestro abrazotedecisivo lleno de cariño... y sigue en tus queridas montañas te darán mucha fuerza.
muacks paisano

sherpa dijo...

Hola Gordonés;
Una preciosa estampa otoñal. Más vale tarde que nunca y esas imágenes son especialmente refrescantes con estos calores, te animo a que sigas publicando para nuestro deleite.
Por cierto, que guarros hay en todos sitios, que manía esa de pintar en el monte!
Un abrazo.

Héroe de Leyenda dijo...

Una señora montaña, Peñacorada. Mira tu por donde nunca la he subido desde el pueblo, solo desde antes de llegar al pueblo en un camino que se mete en el bosque y desde Cistierna, que es una pechada buena! jeje. Tiene unas vistas maravillosas, menudas fotos más guapas que has sacado tio! Sobretodo de mi tierra Riañesa, jeje.
Me alegro de que sigas con ilusión y que vayas, poco a poco, superando cualquier barrera que se interponga en tu camino. ánimo y espero el siguiente repor!
Un saludo

Valentín. dijo...

Pues nosotros nunca hemos subido al Peñacorada, es que manda narices, vamos a un montón de kilómetros y seguimos sin conocer lo nuestro.
Seguramente aprovecharemos este otoño para poder contemplar esos mismos colores otoñales.
Saludos!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...