martes, 14 de abril de 2020

Fasgar - Arcos del Agua - Fasgar.

Distancia: Casi 14 kilómetros.

Duración: Unas 6 horas en total.

Desnivel acumulado: Casi 900 metros... tanto positivos como negativos.

Dificultad: Media. Yo realicé la ruta a mediados de mayo del 2016, con un tiempo relativamente bueno, con poca nieve (pero algo había durante la ruta) y con algo de frío. En invierno y con nieve definiría la ruta como de dificultad alta, ya que a partir de alcanzar la collada de Campo y hasta la cumbre del Arcos del Agua no hay trocha definida, y hay que intentar ir buscando los mejores pasos. Además, a partir del Sesteadero de Buey de Fraile hasta la cumbre del Arcos del Agua hay abundancia de canchales, que si ya es complicado pasar por ellos cuando la roca está seca, no me lo quiero ni imaginar en caso de que dicha roca esté húmeda, con hielo o con nieve... El tramo total entre la collada y la cumbre (ida y vuelta) es más o menos la mitad de la ruta, por lo que como he dicho, la dificultad pasaría a ser alta. En cuanto a la ropa habrá que llevar raquetas, crampones (si hay mucha nieve), anorak, gafas de sol, protector solar, y todo aquello que se estime necesario para realizar una ruta invernal. En verano hay que tener especial cuidado con el calor, ya que no pasaremos por prácticamente ninguna zona con sombra, por lo que habrá que llevar protector solar, gafas de sol, agua abundante (aunque hay una fuente muy cerca de la Collada de Campo con un agua muy rica).

Mejor época del año para realizarla: Sin lugar a dudas en primavera. Hay muchas cumbres alrededor todavía con abundante nieve, las temperaturas no son muy altas pero tampoco demasiado bajas, por lo que se puede realizar tranquilamente. En verano no es que no se pueda realizar, pero hay que tener en cuenta lo que dije anteriormente, que no hay casi sombras y que el calor es abundante, por lo que aconsejo madrugar si se quiere realizar en esta época del año. En otoño y en invierno los paisajes y las vistas seguirán siendo preciosas, pero hay que tener en cuenta las pocas horas de luz que se tendrá para poder realizarla.

Como acceder hasta Fasgar: Partiendo desde León, en mi caso, accedí por la N-630 hasta La Robla, desde ahí, por la CL-626 me dirigí hasta La Magdalena, y llegado a dicha localidad, seguí por la LE-493 hasta llegar al cruce que hay pasando Vegarienza, donde deberemos continuar por la LE-4402 unos 15 kilómetros hasta llegar por fin a Fasgar.


Powered by Wikiloc

Si a alguien le interesa el Track que pinche el siguiente enlace: Fasgar - Arcos del Agua - Fasgar.

A continuación procederé al desarrollo de la actividad:

DESCRIPCIÓN DE LA ACTIVIDAD:

La ruta como bien dije al principio la realicé a mediados de mayo... en plena primavera... en pleno deshielo y con la naturaleza reventando por todos lados... un verde intenso, naturaleza llena de vida... una pena que la cuarentena que estamos pasando (por si alguien lee el post en años posteriores estoy subiendo la ruta en el mes de abril del 2020, en pleno confinamiento por el coronavirus) no nos permita este año disfrutar de la mejor estación del año para hacer senderismo... pero bueno, ya vendrán tiempos mejores.

La ruta comienza en Fasgar, y una vez equipado con toda la ropa y material necesario me dirigí dirección oeste por una pista dirección hacia el Campo de Santiago...

Localidad leonesa de Fasgar.

Pista que nos llevará al Campo de Santiago.

Indicativo de que vamos por el buen camino.
Nada más salir ya la cosa comienza a tirar hacia arriba, principalmente a partir de la denominada Cuesta de Ocidiello... al principio de una manera suave, pero luego algo más duro, pero nada del otro mundo, entre otras cosas porque nos permite disfrutar de las primeras vistas de la Peñona (2.097 m) y de todo el valle por el que transcurre el Arroyo Urdiales...

Peñona (2.097 m).

Peñona y valle arroyo Urdiales.
Llegando al paraje denominado "Las Fuentes", poco antes de llegar a la collada en la que nos tendremos que desviar para ir o bien al Campo de Santiago, o bien para mi objetivo del día, que es alcanzar la doble cumbre del Arcos del Agua, encontraremos la única fuente de toda la ruta, en la que pude aprovisionarme del agua suficiente para toda la actividad... se trata de un triple caño del que sale un agua bien fresca y deliciosa y que habitualmente tiene un caudal abundante...

Triple caño en el paraje de Las Fuentes.
Siguiendo el camino llegué al final al denominado Collao de Campo (1.641 m), lugar en el que para poder ir hasta la cumbre del Arcos del Agua tendremos que torcer a nuestra izquierda a través de lo que se intuye como un corto cortafuegos, si hubiésemos seguido todo recto hubiésemos ido al histórico Campo de Santiago,  donde todos los 25 de julio hay una romería hasta una pequeña Ermita que se encuentra allí y en la que tanto los lugareños de Fasgar como los de Colinas del Campo de Martín Moro Toledano para celebrar la victoria que tuvieron allí los cristianos contra las tropas moras.

Panel orientativo Campo de Santiago
Al final de ese cortafuegos detectaremos una trocha por la que fui ascendiendo, lenta pero constantemente, hasta llegar al Sesteadero de Buey de Fraile (1.904 m) donde observaremos claramente todo el cordal que nos queda por ascender así como gran parte del Campo de Santiago... un mirador perfecto de todo el entorno...

Cernella y Campo de Santiago camino del Sesteadero de Buey de Fraile.

Cernella, Rebeza y Peñona... en medio Campo de Santiago.
En este punto la pendiente suaviza un poco, por lo que nos permitirá disfrutar un poco más del entorno... La Ermita de Santiago ya no se ve según vamos ganando en altitud, pero la choza del Campo de Santiago y todas las cumbres que tenemos alrededor cada vez serán más visibles.

Entorno privilegiado camino del Sesteadero de Buey de Fraile.
Las cumbres más cercanas en nuestro entorno son las Torres de Vizbueno (1.986 m), no son las cumbres más elevadas del entorno... pero tienen pinta de tratarse de un cordal bastante complicado de realizar...

A la izquierda las Torres de Vizbueno, en el centro el Catoute, y a la derecha el Cernella.
Abusando un poco del zoom podremos observar las primeras vistas del Catoute (2.112 metros).

Pirámide del Catoute (2.112 metros).
Delante de mí tenía ya el objetivo del día, la doble cumbre del Arcos del Agua (2.063 metros), una curiosa cresta, en la que antes de alcanzar dicha cumbre tendría que atravesar un largo canchal, el mismo, que en caso de tener que atravesarlo con tiempo seco no presentará ninguna dificultad al que esté acostumbrado a caminar por montaña, pero con el mismo húmedo o con hielo nos va a obligar a extremar la precaución, ya que un mal paso en esta zona podría tener un final no muy agradable, y con difícil vía para el escape.

Camino de la cumbre del Arcos del Agua (2.063 metros).
A medida que ascendía las vistas iban ganando en belleza, la primavera, como bien indiqué antes, es sin duda, la mejor época del año para hacer senderismo...

Cernella a la izquierda, Valdeiglesias a la derecha.

Restos de nieve helada en la ladera del Arcos del Agua.
El terreno por el que se pasa, es algo incómodo, pero se puede realizar sin problemas por todos aquellos acostumbrados a caminar por el monte, (se que siempre digo lo mismo, pero la montaña es un gran hobby, pero en el que hay que saber cual es el límite de cada uno) hay que elegir los mejores pasos, utilizar la lógica y disfrutar de las vistas...

Ascenso continuo, pero sin fuertes desniveles, hacia el Arcos del Agua.
A nuestra derecha (según se sube), comenzaremos a tener las primeras vistas del paraje conocido como Corral de las Yeguas y del bosque del Paleiro, así como del camino que nos llevaría desde el Campo de Santiago hasta la localidad de Colinas del Campo de Martín Moro Toledano.

Valle que nos lleva a Colinas del Campo de Martín Moro Toledano.
Y a nuestra izquierda comenzaremos a ver las lagunas conocidas como las Lagunas de Baucín o de los Llaos... pudiéndose observar que las mismas todavía tenían alguna parte helada...

Lagunas de Baucín o de los Llaos.
Por fin comencé la pala final al objetivo del día... el Arcos del Agua... aquí suaviza un poco la misma, se dejan atrás los canchales, y podremos observar mejor Peña Cefera (2.012 metros), en esta ocasión no accedí a dicha cumbre por falta de tiempo, pero espero algún día poder alcanzarla.

Pala final del Arcos del Agua. a la izquierda Peña Cefera.
Llegando a la cumbre no está de más echar la vista atrás y ver por donde he subido... las vistas son espectaculares mires a donde mires...

Cordal ascendido hasta la cumbre del Arcos del Agua.
Hasta alcanzar, definitivamente la primera de la doble cumbre del día... en donde se encuentran los restos de lo que en su día debió ser una cruz... el Arcos del Agua (2.063 metros).

Primera cumbre del Arcos del Agua.
Tras disfrutar un rato de las vistas, decidí dirigir mis pasos hacia la otra cumbre del Arcos, un tramo sencillo, sin apenas desnivel, y que nos permitirá ver mejor todo el sector del Bierzo, Omaña y Peña Cefera entre otros...

Camino hacia la doble cumbre del Arcos.
Alcanzada la misma (en la cual hay un hito con un buen montón de piedras indicando que ya se ha llegado) podremos decir que ya hemos realizado la mitad de la actividad, por lo que se trata del lugar perfecto para fotografiar el entorno, descansar un poco, comer el merecido bocata de turno y disfrutar de las vistas...

Hito indicador de haber alcanzado la otra cumbre del Arcos del Agua.
También es el momento para tirar de zoom, y poder ver con mayor detalle las cumbres que podemos observar desde éste lugar... los cuales paso a detallar a continuación...

El Catoute... tal vez el Pico más conocido o deseado del entorno en el que me encuentro...

Catoute (2.067 metros).
El Pico Lago (2.046 metros) y el Pico Valdeiglesias (2.134 metros), el más alto del entorno y una ruta que ya realicé en su día y que subí a este blog, si alguien quiere ver el reportaje que hice en su día puede pinchar el siguiente enlace: Circular por el alto de la Carranca - Pico Lago - Braña la Pena - Pico Valdeiglesias

Pico Lago y Pico Valdeiglesias vistos desde el Arcos del Agua.
Hacia el norte, también había que observar las grandes moles que circundan la localidad leonesa de La Cueta, desde donde salen grandes rutas como las ascensiones al Montihuero, Peña Chana, las fuentes del Sil, Peña y Torre Orniz y un largo etc...

Peña Chana (2.068 m).
Abusando del zoom hacia el noreste otro de los colosos de la zona de Babia, el Morronegro... que con sus 2.151 metros de altura y su pala final de casi 500 metros de desnivel hace que se trate de uno de los objetivos más perseguidos por los montañeros que se acercan al entorno...

En el centro destaca el Morronegro (2.151 metros).
Delante de mí pude observar dos de las montañas más bonitas y transitadas del entorno de Omaña, la Peñona (2.097 metros) y, a su derecha, el Nevadín (2.077 metros), también entre la Peñona y el Nevadín se encuentra el Tambarón, pero desde este punto no se puede ver. Estas cumbres se pueden ascender desde diversas localidades, con una variedad de paisajes muy a tener en cuenta, y con unas vistas impresionantes. Habrá que volver a dichas cimas...

Peñona y Nevadín.
Hacia el oeste una de las cumbres que he alcanzado y que más recuerdo ha dejado en mi memoria, por varios motivos, el primero de ellos por la gran distancia que recorrimos (salimos desde Fasgar y nos calzamos unos 27 kilómetros en total), el gran desnivel acumulado (unos 1.200 metros), las grandes vistas que obtuvimos desde la cima, y principalmente el descenso "a pelu gochu" que realizamos desde la cumbre del pico hasta el Campo de Santiago... lástima que en aquellos tiempos no se tuviesen las cámaras de fotos que hay ahora... pero recuerdo la misma como si fuese ayer... realicé la ruta con mi gran amigo Edu... el "Toro de Huelde", y seguro que él se acuerda de la ruta como yo... por cierto, sé que no he dicho el nombre del mismo, es el Pico es el Cernella (2.119 metros).

Pico Cernella (2.119 metros).

Nevadín y su entorno... en primavera mucho más bello si cabe.
Y a mis pies las lagunas de Baucín o de los Llaos, en pleno deshielo primaveral...

Lagunas de Baucín.
La realidad es que, las imágenes no acaban de hacer justicia al entorno que se ve desde la cumbre del Arcos del Agua... se trata de una ruta que yo califico "calidad - precio" perfecta, ya que el esfuerzo no es de los más fuertes, pero las vistas son impresionantes... como se puede observar en la siguiente foto en la que podremos observar desde el Catoute hasta el Pico del Rebezo, pasando por las Torres de Vizbueno...

Amplia panorámica del sector oeste...
Pero había que comenzar a pensar en volver a Fasgar... y para lo cual había que pasar de nuevo por la primera cumbre del Arcos del Agua... donde plasmé un pequeño guiño a la cumbre y a Peña Cefera...

Cumbre del Arcos del Agua.
Las montañas babianas siempre me han impresionado... pero no solo sus grandes cumbres como son Las Ubiñas, Castillines, el Siete, etc... principalmente las más "modestas", como el Morronegro (citado anteriormente), el Montihuero, el Alto de la Cañada, Peña Chana y un largo etcétera... cumbres todas por encima de las 2.100 metros, con grandes pendientes, bellos paisajes y que no tienen nada que desmerecer al macizo masificado de Ubiña...

Morronegro y las Peñas de Triana.

Peña Redonda, Peña Crespa.

Peña Chana.
El descenso del Arcos del Agua hay que hacerlo con la misma prudencia (o más) que el ascenso... ya que, en mi opinión, en los descensos siempre hay que ser más cauteloso que en las subidas, lo cual no quita a que pudiese parar de vez en cuando a seguir observando el paisaje... me suelen gustar más las rutas circulares, ya que se observa en general mucho más paisaje... pero en las ruta ida y vuelta puedes apreciar otros detalles que a lo mejor al subir, con el esfuerzo, uno no se había dado cuenta.

Comenzando el descenso del Arcos del Agua.

Cernella y Valdeiglesias en pleno descenso...
Echando la vista atrás pude observar en su plenitud a la Peña Cefera...

Peña Cefera (2.012 metros).
Y a todo el cordal ya recorrido...

Cresta Arcos del Agua.
Hasta llegar, de nuevo, al Sesteadero de Buey de Fraile, donde obtuve la siguiente instantánea con el Catoute por detrás...

Sesteadero de Buey de Fraile (1.904 metros).
Desde este punto podremos observar, tanto la localidad desde donde yo inicié la actividad, Fasgar, como la de Colinas del Campo de Martín Moro Toledado... como dije anteriormente ambos pueblos suelen realizar una romería hasta el Campo de Santiago el 25 de julio, y por si hay algún interesado, también hay una bonita ruta de 13 kilómetros que une ambas localidades, eso sí, habrá que tener en cuenta que, o bien se utilizan dos vehículos y se deja cada uno en una de las localidades, o bien se hace la misma de ida y vuelta y tendríamos que hacer una ruta de unos 26 kilómetros más un importante desnivel...

Fasgar desde el Sesteadero...

Colinas del Campo de Martín Moro Toledano desde la misma localización.

Campo de Santiago.
Desde el Sesteadero no queda más que seguir encontrando los mejores pasos para seguir con el descenso, hasta llegar de nuevo a la pista que llevaría mis pies al punto de partida...

Variedad de flora en el descenso del Sesteadero.
Los kilómetros se seguían acumulando en las piernas, y el esfuerzo también... pero ya no importaba... lo importante era seguir disfrutando del entorno y de la naturaleza que tenemos en las Omañas leonesas...

Prados verdes y montañas nevadas en la primavera de Las Omañas...
Hasta que por fin llegué al punto de partida, tras 6 horas de ruta, unos 14 kilómetros de recorrido y unos 900 metros de desnivel acumulado, tanto positivos como negativos...

Fasgar con los arroyos Urdiales y Fasgares fundiendose en uno...
En definitiva, se trata de una muy bonita ruta de ida y vuelta, en la que alcanzaremos una de las cumbres más privilegiadas para poder observar tanto las montañas más significativas del Bierzo, como de Laciana, Las Omañas, Babia e incluso de Somiedo. En primavera se trata de un auténtico vergel, el verde nos invade por todos los lados, y el blanco de la nieve todavía existente en las partes altas de las montañas hace disfrutar de unos contrastes perfectos. Si queremos señalar algo negativo de la misma es que no atravesaremos ningún bosque, por lo que si realizamos la actividad en verano sería conveniente madrugar para que el calor que pueda haber por la zona no nos hiciera pasar un mal rato, ya que no encontraríamos sombras prácticamente en toda la ruta... por lo demás pocos peros hay que añadir... paisaje privilegiado, entorno privilegiado y ruta imprescindible para cualquier persona que ame la montaña.

Un saludo y hasta la próxima actividad...

1 comentario:

Álvaro Ramos robles dijo...

LA verdad que es una zona super bonita!!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...