miércoles, 1 de abril de 2015

Circular Horcadas - Pico Giblo - Horcadas


Si quieres descargar la ruta accede al Track:

Distancia: Unos 7 km.
Duración: 3 horas y 40 minutos (incluida media hora de descanso).
Desnivel acumulado: Unos 580 metros.
Dificultad: Media. La ruta es corta, tanto en tiempo como en distancia kilométrica, pero tiene alguna zona de trepada y el cresteo hasta la cumbre del Gilbo es bastante aérea y puede presentar a más de uno dificultades, sobre todo si se tiene bastante vértigo, también hay que prestar atención al descenso hasta llegar a la collada. Si la ruta es realizada en invierno la dificultad de la misma sería alta, ya que habría que tener muchísimo cuidado en la pared y en el descenso con las más que seguras placas de hielo que habrá.
Mejor época del año para realizarla: Verano y otoño. Mucho cuidado al realizarla en invierno y primavera, ya que, como dije anteriormente, es una zona que acumula gran cantidad de nieve y hielo y si no se lleva el material adecuado (crampones, ropa de abrigo, bastones, etc) puede resultar muy peligrosa la actividad. En verano tener también cuidado con las altas temperaturas y llevar buena cantidad de protector solar para evitar quemaduras y bastante agua, debido a la ausencia de fuentes para reportar líquido.

Después de varios meses sin subir una entrada al blog por fin he podido sacar un poco de tiempo para mostraros una ruta realizada por Eduardo (el Toro de Huelde) y un servidor el pasado mes de julio. Se trataba de una actividad a la que siempre había tenido muchas ganas, tanto por su belleza como por su muro de unos 250 metros de desnivel y posterior cresteo que a las personas que sufrimos un poco de vértigo siempre nos puede suponer todo un reto poder alcanzar dicha cumbre.

La actividad comienza en la localidad leonesa de Horcadas, y siguiendo la pista que sale al lado de la iglesia nos lleva directamente a la base del Gilbo...

Peña Las Pintas (1.985 m) desde Horcadas.
El verano estaba en pleno apogeo y después de la primavera tan lluviosa que tuvimos el año pasado el campo estaba más bello que nunca...


Los primeros kilómetros hasta alcanzar la base del Gilbo son de un suave pero continuo ascenso a través de una amplia pista...

Caminando por la pista hacia la pared del Gilbo.
Según íbamos ganando en altura comenzamos a ver también el pantano de Riaño y además de las citadas anteriormente Peñas Pintas también comenzamos a ver otra montaña imponente, el Pico Jaido, que aunque "solo" tiene 1.821 metros de altura, se trata de una de las montañas más complicadas (desde mi punto de vista) de ascender de la provincia de León.

A la izquierda aparece el Jario, a la derecha Las Pintas.
Con un poco de zoom se puede observar mejor la presa del pantano de Riaño...


Y ganando un poco más de altura comenzamos a ver la localidad de Riaño y, entre otras, Peña Redonda o Pico Pandián (2.009 m).


Y todavía un poco mas altos el imponente Espigüete (2.451 m), el Pico Murcia (2.349 m), etc. Lástima que justo diese el sol de pleno por la calidad de las fotos...


El Jaido en su plenitud, imponente montaña...

Pico Jaido, 1.821 m.
Justo ahí al fondo, donde está esa pequeña crestita, es donde comenzaremos a ascender la pared de unos 200 - 250 metros hasta llegar a la cresta del Gilbo...

Edu caminando tranquilamente hasta la crestita...
Donde nos encontramos esta mole vertical de caliza, eso sí, con muy buena calidad y en la que agarra la bota fenomenalmente....

Muro del Gilbo.
Comenzamos la ascensión de la pared de forma segura, con alguna pero sencilla trepada, e intentando observar los escasos hitos que nos encontramos por el camino.

Ascendiendo la pared...
Hasta que por fin alcanzamos la cresta, las vistas impresionantes, de las mejores que te puedes encontrar por la Cordillera Cantábrica... Las Pintas, Pico Llerenes, Pico Lázaro, Pico Mediodía..

Las Pintas, el Pico Llerenes, el Pico Lázaro, el Pico Mediodía..
El mítico Yordas o Pico Burín (1.964 m)...

Pico Yordas
Y sin dejar de admirar la bella cresta que tiene el Gilbo y que acabábamos de alcanzar...

Cresta del Gilbo.
En la que había que hacerse la foto de rigor...


Y donde también observábamos las embarcaciones de recreo que navegaban por el pantano de Riaño...
Embarcación en el pantano.
Abusando un poco del zoom de la cámara hacia el Pico Llerenes (1.893 m), el Pico Lázaro (1.906 m) y el Pico Mediodía (1.865 m).

Bellas montañas leonesas...
Increíble como la naturaleza intenta abrirse paso en cualquier resquicio de la montaña...

Árbol retorcido en pleno muro del Gilbo.
Desde la cresta podemos observar el punto de partida de lo que hemos llamado como muro del Gilbo, y la verdad es que impresiona, no apta para gente con vértigo, y ya no digo nada si encima hace viento...

Podemos observar la pequeña crestita desde donde empezamos a subir la pared del Gilbo.
Seguimos ascendiendo por la cresta y siguen mejorando las vistas... al fondo podemos observar Torre Santa (2.596 m), el día estaba resultando ser precioso...

Pico Yordas y al fondo Torre Santa
También en la base del Gilbo, el en teoría inexpugnable Cuetu Cabrón (1.539 m).

Cuetu Cabrón.
No nos  cansamos de ver la belleza del paisaje en el que nos encontramos... el pantano de Riaño siempre me producirá una mezcla de sentimientos, por un lado la indiscutible belleza que se observa, pero por el otro la pena de los pueblos y gentes que se quedaron debajo de sus aguas... me hubiese gustado conocer los mismos sin la presencia de la presa. Quién sabe si en un futuro, más o menos lejano, pueda ver como era la zona sin este magestuoso pantano...

Belleza en un día idílico de verano.
La cresta ascendida hasta la cumbre del Gilbo se ponía afilada por momentos...

Detalle de la cresta.
Hasta que por fin alcanzamos su cubre... Pico Gilbo (1.679 m).

Cumbre del Gilbo.
Las vistas hacia Carande son increíbles..., vigilado a cierta distancia por el Espigüete...


Carande.
Y que decir del pueblo nuevo de Riaño...

Nuevo Riaño
Carande abusando de zoom...


Y como no... Horcadas, nuestro punto de partida y de final, con gran parte del recorrido realizado hasta el momento...

Horcadas.
Había que inmortalizar la cumbre alcanzada... no puedo olvidar la gran cantidad de mosquitos y demás bichos voladores que hay en la misma, algo que pasa también en vecina cubre del Yordas...

Un servidor en la cumbre del Gilbo.
Desde donde no pude evitar realizar también una foto con la apuradísima cresta ascendida.

Cresta del Gilbo.
Tras un breve descanso reponiendo un poco las fuerzas, comiendo frutos secos y bebiendo bebidas isotónicas comenzamos el vertiginoso descenso del Gilbo, por ese pequeño paso que se puede observar en la siguiente imagen...

Comienzo del descenso de la montaña.
Tuvimos en todo momento, de frente tanto la localidad de Riaño como la Sierra de Hormas, así como gran parte de la montaña palentina, zona de San Glorio, etc...

Pantano de Riaño y Sierra de Hormas.
Nuestra intención es ir hasta la Collada Bachende, desde donde el descenso posterior hasta ir a Horcadas es muchísimo más tranquilo...

Edu señalando la Collada Bachende.
La perspectiva de las montañas desde aquí también son muy bonitas, destacando Picos, el Cuetu Cabrón y como no, el Yordas....

En primer lugar Cuetu Cabrón, detrás el Yordas.
Me encantó ver la gran cantidad de lirios que hay por la zona... aumentaban la belleza natural del lugar...

Lirios por todas partes.
Y una vez alcanzada la Collada Bachende ya pasó lo peor del descenso (peligroso porque al dar cara norte estaba el terreno muy húmedo pese a ser finales de julio y estaba muy resbaladizo) y volvió a tocar hacerse una foto con el objetivo del día alcanzado.


Ya más relajados seguí fotografiando la belleza de los lirios, esta vez abusando un poco de zoom...

Lirios en las cercanías de Horcadas.
Y para finalizar, llegamos de nuevo a Horcadas, tras poco menos de cuatro horas desde el inicio de la actividad, pero no por ello menos intensas, con la satisfacción de haber ascendido por primera vez (por mi parte) este mítico Pico de la montaña de Riaño y deseando que no sea la última vez que alcance su cumbre.
Pico Gilbo desde las proximidades de Horcadas.
En resumen, se trata de una actividad que se puede realizar en una mañana o una tarde si las condiciones climatológicas son las idóneas, pero que no está exenta de peligros, tanto para subir la pared del Gilbo, como para transitar por su cresta y también en su vertiginoso descenso, pero que no presentará mayores dificultades a las personas acostumbradas a caminar por el monte. Prestar especial atención a las condiciones metereológicas (mucho calor y concentración de tormentas en verano y gran cantidad de posibilidad de hielo y nieve en invierno y primavera) y si estos factores son tenidos en cuenta se tratará de una actividad muy divertida y con unas vistas de las mejores que podremos disfrutar en la Cordillera Cantábrica, un saludo a todos y hasta la próxima actividad.

6 comentarios:

Monchu dijo...

Preciosa ruta amigo, nosotros también la ascendimos por primera vez el verano pasado y vaya como nos prestó.
Las fotos y la descripción inmejorables.
Un saludo

Paloma Robles dijo...

Muy guapa ruta que no conozco asi que cuando pueda me animaré. Saludos

Javier González dijo...

Este año supongo que volveremos por el Gilbo...es una montaña que nos llamaaaa. Saludos

Javier González dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cotoya Pindia dijo...

Preciosa ruta!! Tenemos una cuenta pendiente con toda la montaña que rodea el pantano de Riaño y en cuanto se hayan ido las nieves, seguro que empezamos a saldarla.
Ya se echaban de menos tus reportajes.
Un abrazo!!.

Sara dijo...

Paisanoooo, Dios mio que bonito es, zona preciosa, ruta preciosa y cumbre alucinante...pensar que lo tuve ahí...a pasitos me quedé de la cumbre, pero el vértigo ahí me azotó en serio, demasiado aéreo para mi...y eso que si no llego a mirar para atrás igual subo el árero y todo sin ser consciente, pero mirar atrás me machacó...Manuel ese día tuvo tarea importante para conseguir bajarme casi a rastras y él continuar hasta la cumbre en solitario...volveré al lugar mil veces, a ver si alguna vez lo consigo.
Preciosas imágenes y texto explicativo.
Mi abrazotedecisivo y espero que ya estés recuperado de tu mal. Nos vemos cualquier día.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...